Rosalba Fontanez

Healing the Soul,
Restoring the Sacred.

Chamanismo

Chamanismo es un modo de vincularse con el Espíritu a través de la Naturaleza, descubriendo y desarrollando la medicina personal.

Es la técnica de sanación mas antigua, relacionada tanto con el mundo celta como con los chamanes siberianos, y con manifestaciones en la mayoría de las culturas de América.

El chaman es una persona que alcanza estados de conciencia no ordinarios y -a través de ellos- adquiere la información que el paciente o la comunidad necesitan para sanarse.

El neochamanismo es la aplicación actual de los procedimientos antiguos, e incluye técnicas y prácticas procedentes de otras disciplinas espirituales, pero conserva la cosmovisión unificada y la noción de que todo en la realidad es sagrado.

Aplicar estos conocimientos ancestrales a la vida cotidiana, nos transforma desde la restauración de nuestro poder, la recuperación de nuestra esencia única, y el regreso a la Unidad.

Constituye, además, una modalidad de sanación natural, en conexión con nuestras raíces, por eso su práctica nos devuelve el sentido de pertenencia y comunidad.


LA TRADICION IGNORADA DE LA CIENCIA ALOPATA

Los chamanes no han sido tomados en serio por la mayoría de los médicos alópatas, a pesar de que muchas tradiciones chamánicas han desarrollado sofisticados modelos de curación a lo largo de los siglos. Además, dichos modelos han sido lo suficientemente flexibles como para sobrevivir en contacto con la medicina alopática, e incluso para incorporar la práctica de la misma. Pocos son, en cambio, los facultativos alopáticos que hayan incorporado la sabiduría chamánica en la práctica de su medicina, lo que pone en cuestión no sólo sus prejuicios sino su flexibilidad.

 

A excepción de sus conocimientos de herboristería, en general el chamanismo ha sido ignorado o ridiculizado por el mundo médico y académico. No obstante, los chamanes han sido los primeros curadores del mundo, los primeros diagnosticadores, los primeros psicoterapeutas, los primeros funcionarios religiosos. Los chamanes pueden ser definidos como curanderos indígenas que alteran deliberadamente su conciencia a fin de obtener conocimiento y poder proveniente del «mundo de los espíritus», para ayudar y curar a los miembros de su tribu.

 

Hay métodos chamanicos de curación que guardan un estrecho paralelismo con la terapia conductista contemporánea, la quimioterapia, la interpretación de los sueños, la terapia familiar, la hipnoterapia, la terapia ambiental y el psicodrama. Es evidente que los chamanes, los psicoterapeutas y los médicos tienen más en común de lo que generalmente se supone. Sin embargo, para el chamán, la dimensión espiritual de la curación es de extrema importancia, mientras que los médicos y los psicoterapeutas suelen ignorarla por completo. A menudo los chamanes rescatan almas perdidas, se comunican con los espíritus, hacen hincapié en la interconexión de sus pacientes con la comunidad y con la tierra, facilitan la purificación espiritual a quienes hayan violado tabúes sociales, interpretan sueños y visiones, y subrayan la importancia del crecimiento espiritual como objetivo personal en la vida, y la de ser útil a la humanidad y a la naturaleza. Estas funciones raramente adquieren importancia, ni tan sólo respetabilidad, en el mundo ideológico de los médicos alopáticos occidentales y otros especialistas de la salud.